Emergencias: 911
Niños y niñas: 1147
Adolescente madre: 800-226-2626
WhatsApp: 8989-1147

EDUQUEMOS CON AMOR Y RESPETO PARA TENER HIJOS E HIJAS FELICES

  • Calmate, Escuchá, Conversá, Explicá y Llegá a acuerdos son los consejos de la campaña “Eduquemos con amor” para prevenir el castigo físico y trato humillante.
  • La agresión física es el tercer motivo de atención en el PANI, luego de conflictos familiares y negligencia.
  • Líneas gratuitas 1147 y 800-262626, WhatsApp 8989-1147, redes sociales, pani.co.cr y 911 para consultas y denuncias al servicio de padres, madres y responsables de niños y niñas.
  • Para descarga: https://bit.ly/3aR4N1Z

 

San José, 30 de abril del 2020. ¿Quiere que su hijo e hija aprenda con facilidad y tenga un buen rendimiento escolar, que establezca relaciones positivas, con una sana autoestima, que gestione sus sentimientos y emociones, y que tome decisiones correctas para su desarrollo integral? Para ello se debe educar con amor y respeto, ya que esto es fundamental para lograrlo. Para aconsejar a padres, madres y responsables sobre cómo hacerlo, el Patronato Nacional de la Infancia (PANI), inició este 30 de abril, la campaña educativa “Eduquemos con amor y respeto”.

Acordar con Ariana el tiempo que ve televisión, con Felipe la importancia de comer y descansar (no solo jugar), y con Sebastián el uso seguro de la internet, son ejemplos de la campaña, donde se propone resolver estas situaciones con calma, escuchando, conversando, explicando y llegando a acuerdos. Nunca utilizando el castigo físico como método de corrección, porque es ilegal y tiene consecuencias dañinas para el desarrollo integral y causan tristeza, dolor, miedo, culpa y soledad a las niñas y niños.

En la Encuesta Mujer, Niñez y Adolescencia (EMNA, 2018) se indica que el 49.3% de las personas entre 1 y 14 años han experimentado cualquier método violento de disciplina. Eso significa que las 1.023.539 personas en ese rango de edad, más de 500 mil han sido víctimas de formas violentas durante su crianza. El castigo físico es el uso intencional de la fuerza contra el niño o niña, con el objetivo de corregir o controlar una conducta, que generalmente es causado por la incapacidad de las personas adultas de controlar emociones como el enojo y la frustración, así como a la repetición de conductas violentas que recibieron en su propia crianza, las cuales aún son vistas como normales por la mayoría de personas.

En Costa Rica, con la entrada en vigencia de La Ley “Derechos de los Niños, Niñas y Adolescentes a la disciplina sin castigo físico ni trato humillante (8654), desde el 2008, se establece que la autoridad parental confiere los derechos e impone los deberes de orientar, educar, cuidar, vigilar y disciplinar a los hijos e hijas; esto no autoriza, en ningún caso, el uso del castigo corporal ni ninguna otra forma de trato humillante contra las personas menores de edad.

El castigo físico es el tercer motivo de atención en las llamadas que ingresan al Centro de Orientación de Información del PANI, luego de los conflictos familiares y la negligencia. En el 2019 fueron 12.751 motivos, en el 2020 fueron 12.944 y en los primeros tres meses del 2021 se han recibido, un promedio mensual de 1019 motivos de agresión física, relacionados con el castigo físico como método de crianza.

Para la Ministra de la Niñez y la Adolescencia, Gladys Jiménez “Como sociedad tenemos la responsabilidad de dejar de normalizar el castigo físico y el trato humillante como formas de disciplinar o corregir. Dotar a los padres y madres de familia de herramientas para una crianza positiva y respetuosa durante la formación de los niños y niñas es parte del compromiso del PANI, esta campaña que hoy se lanza, así como los programas preventivos como las academias de crianza o el trabajo que se realiza en las comunidades a través de las unidades móviles, forman parte de las acciones para erradicar esta práctica inadecuada de crianza.

”Agregó que: “Así como las personas adultas en su convivencia diaria descartan el trato humillante o la agresión física como formas de resolver un conflicto, de igual forma un manotazo, una nalgada, un pellizco o una palabra soez e hiriente, deben ser reprochadas con vehemencia, porque se inflige contra un sujeto en proceso de desarrollo, que crece creyendo que está bien que se le pegue, que obedece por miedo y no por convicción, que desarrolla una serie de sentimientos negativos que impactan en su desarrollo integral de forma negativa, deteriora el vínculo afectivo, y no educa en los valores que deseamos potenciar ”

En el cuadro se muestra lo que se puede lograr educando con amor (columna izquierda)  y las consecuencias negativas cuando la crianza se realiza utilizando el castigo físico y el trato humillante (columna derecha):

 

 

CUADRO 1.1CUADRO 2.1

 

CUADRO 3

 

Funcion6

 

cropped LOGO BICENTENARIO

Scroll Up Ir al contenido